martes, 6 de marzo de 2012

Los registros que faltan

Muchos datos de nuestros abuelos o bisabuelos llegados al país no pueden obtenerse simplemente porque nuestra desidia o la barbarie burocrática los han hecho desaparecer.

El Hotel de Inmigrantes ubicado en la zona de Retiro fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1990 y es (¿es?) sede del Museo  del Inmigrante. Hace dos años que permanece cerrado.

(cliquear sobre la imagen para ampliarla) 

Por allí pasaron nuestros abuelos inmigrantes a partir de 1911 y allí estaban los registros de los ingresos. Miles de esos registros se han perdido de la manera más innoble. Durante una asonada militar, soldados acantonados en el Hotel quemaron muchos de estos enormes libros de madera y cuero para atemperar el frío. Testigos que han contado su experiencia vieron entre 2001 y 2003 que "había por miles certificados de ingresos al país tirados por el piso, en cajas roídas o mojadas. Miles de cartas tiradas."

Un patrimonio irrecuperable que nos impide saber más de nuestros ancestros.