miércoles, 14 de marzo de 2012

Rosendo Fontán regresa

Un nombre entre tantos, dicen que entre los primeros en llegar a Capitán Sarmiento. Se mezcla con otros apellidos gringos, se confunde, se pierde en el tiempo. Pero alguien lo menciona, alguien deja escrito su nombre en una página impresa y ahora pensamos en él para que venga a esta cita con los pioneros, los de las largas jornadas en esta llanura pacífica y generosa.

Iglesia de Santiago de Carril
Rastreamos sus huellas y llegamos a un puerto pontevedrés de la hermosa Galiza (Galicia, en castellano). Se trata de Santiago de Carril, que se conoce como Carril, a orillas del Atlántico. La pequeña villa es muy antigua, tanto que fue fundada en el año 1500. En 1512 ya tenían en funcionamiento un puerto que llegó a ser uno de los más importantes puertos gallegos antes del 1800. Por ello, en 1814 fue autorizado a embarcar pasajeros hacia América. Eran los tiempos de los barcos a vela. Cuando nacieron los barcos a vapor, el puerto de Carril quedó pequeño para el tamaño de las nuevas naves y fue dejado de lado.

Desde este lugar del mundo, con una vieja iglesia que mira al mar (foto), partió Rosendo Fontán rumbo a Buenos Aires. Viajó en un bergantín de bandera española denominado "Centinela", que llegó al puerto de Buenos Aires el 18 de septiembre de 1851. 


Vino solo y con apenas 15 años de edad.  No conocemos sus peripecias de inmigrante recién llegado, pero imaginamos que no habrán sido pocas, ya que arriba al país en momentos convulsos, cuando se avecina la batalla de Caseros, que cambiará el rumbo de la historia de nuestro país.

Hacia el año 1867, Rosendo tenía 36 años y vivía con su familia en la calle Cochabamba 267, en las proximidades de lo que es hoy Plaza Constitución. Estaba casado con Carmen González, nacida en la ciudad de Córdoba en 1850, hija de Esteban González y Martina Ledesma. Rosendo, al casarse, se hizo cargo también de algunos hermanos de su esposa. Vivían con ellos, Ambrosia (15 años, bautizada el 29 de abril de 1843), Mercedes (13), Petrona (12) y Leona (10). 

Ese año de 1867, tuvieron un varón al que le  pusieron el nombre de Rosendo. Nació el 29 de julio y fue bautizado el 19 de agosto siguiente en la iglesia de la Inmaculada Concepción, ubicada en lo que hoy es la avenida Nueve de Julio, próxima a la vivienda de los Fontán. Es una antigua iglesia que data del año 1737. 

Acta de nacimiento de Rosendo Fontán hijo

En el año 1869, Rosendo -que sabía leer y escribir- se desempeñaba como “carnicero” en la Capital Federal, en jurisdicción de la parroquia del Socorro (Sección 16º). Esto no significa que fuera propietario de un comercio de carnicería, sino que es una referencia a su oficio. En la hoja censal vemos que está registrado junto con toda su familia. Su joven esposa era iletrada, no así Ambrosia, hermana de Carmen, la única de los hermanos que había asistido a la escuela. 

Fragmento de la hoja censal de 1869, Sección 16º de la Capital Federal

El 12 de junio del año siguiente nació María Trinidad de los Dolores, a quien bautizaron el 2 de agosto de 1870, en la misma iglesia. Según declaran en el acta, vivían en ese momento en la calle Lima 393. 

Años después, seguramente en el intento de mejorar su suerte, viene por el Pago de los Arrecifes. Lo encontramos en el Censo Nacional de 1895, empadronado como "jornalero" en el Cuartel 11º, Sección 1º. en el Censo de 1895, ya con 61 años. Son los años fundacionales de Capitán Sarmiento, y ahí estaba Fontán, entre los primeros. 

Aún nos debemos los datos del resto de su familia, ya que Rosendo había enviudado y no está censado con sus parientes.

Rosendo Fontán, pionero de las primeras horas de nuestro pueblo, alguien lo está nombrando.