sábado, 30 de marzo de 2013

Zulema Castro, un pañuelo sarmientero


Se me cruzó el nombre de Zulema Castro algunas veces, pero muy tarde supe que había nacido en Capitán Sarmiento. Volví a leer su nombre el 23 de enero de este año para enterarme de que había muerto en La Plata a los 92 años esta Madre de Plaza de Mayo que estuvo entre las primeras en las rondas de aquellos Jueves eternos. Entonces, fui a buscar su historia.

Los datos genealógicos

El hallazgo del acta de casamiento de Ramón Castro y Elvira Diale (cliquear sobre el gráfico para ampliar) abrió el panorama de la búsqueda. Sin embargo, no pude hallar en los registros digitalizados de la iglesia de San Carlos Borromeo  una partida de nacimiento que mencionara a Zulema, pero ya verá cuál era el misterio. 

En el acta de casamiento aparecen Pedro Diale -mencionado por Franco Spinetta, descendiente de pioneros, en un artículo- y  Emilia Marzoratti, matrimonio gringo que en 1895 vivía en el cuartel 13º sección 1º con sus hijos Juan, Alfredo, Amanda y Elvira, que tenía entonces 2 años. 

Buscando más datos de Castro hallé que en 1895, el matrimonio de Ramón Castro (uruguayo) y Rufina Ramírez (nacida en La Plata) llevaba ocho años de casados y estaba dedicado a la agricultura en el cuartel 6 de la zona rural de General Pinto, provincia de Buenos Aires, con sus hijos María (6), Ramón (2) y Jorgelina (1). Poco después se radicarían en Sarmiento.

Elvira Diale se casó en 1918 con Ramón Castro (hijo), nacido en Lincoln. Los mencionados Rufina y Pedro fueron los padrinos en el casamiento de Elvira, cuando ya Ramón padre había fallecido.

Al año de casados nace Elvira Noel y un año después María Elma, cuyas actas de bautismo encontré digitalizadas por los mormones. Pero no encontré ninguna Zulema. 

María Elma, fue bautizada el 29 de julio de 1920, y en julio de este año cumpliría 93, como Zulema. Esto me convenció de que en realidad era Zulema, aunque como se ve en el acta, al margen, dice claramente Elma. Todo fue cuestión de insistir rastreando otros repositorios y bases de datos hasta dar con uno que decía que Zulema María Castro había nacido exactamente el mismo día y año que María Elma. En realidad, era un error cometido en el acta de bautismo. El nombre colocado al margen fue escrito mucho después del bautismo y como puede verse en el acta el nombre está escrito de manera confusa, de ahí que interpretaran como "Elma" lo que en realidad era Zulema.



La historia del pañuelo

Zulema finalmente se radicó en La Plata. Allí se casó con Isidoro Jesús Peña (nacido el 13 de julio de 1916) y tuvo tres hijos: Jesús Pedro, Isidoro Oscar y Zulema. Era profesora de piano y de música en el Instituto Gilardo Gilardi y en la Escuela Normal Nº 3 de La Plata. Su esposo fue cofundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Plata e integrante de su consejo de presidencia. El Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "Ciudadano Ilustre" en noviembre de 2004.

Su hija Zulema heredó la vocación artística y hoy es concertista de piano en Laussana, Suiza, donde vive. A sus 14 años vio iniciarse la dolorosa historia de un pañuelo blanco.

Jesús Pedro, "Eloy", nació el 29 de junio de 1942. Estudió Sociología en La Plata y se fue a vivir a Buenos Aires, en el barrio de Retiro, junto con su esposa. Trabajaba en el puerto y militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Lo secuestraron en La Plata el 27 de junio de 1978.

Isidoro Oscar, "Ramiro", nació el 19 de septiembre de 1948, y se cree que fue secuestrado el 10 de julio de 1978. También estaba casado, era técnico electrónico, estudiaba Ingeniería y trabajaba en Buenos Aires vendiendo libros y
casetes de cursos de inglés. Igual que su hermano, estuvo secuestrado en el campo de exterminio denominado "El Banco", donde solía ver a su hermano cuando salía a barrer los pasillos. Luego fueron trasladados a "El Olimpo".

Tras las desapariciones Zulema se sumó inmediatamente al grupo de Madres que iniciaron su estremecedora ronda de los Jueves.

El mar no quiso guardar el secreto

Entre el 16 y 17 diciembre de 1978 el mar depositó sobre la playa bonaerense 15 cuerpos que los militares genocidas habían arrojado desde aviones en los espantosos "vuelos de la muerte": 11 fueron enterrados como NN en el cementerio de General Lavalle, 3 en el de General Madariaga y 1 en el de Villa Gesell. Las huellas dactiloscópicas de uno de ellos revelaron que se trataba de uno de los hijos de Zulema: Jesús. A partir de este dato, el Equipo  de Antropología Forense -de extraordinaria labor- trabajó sobre la hipótesis de que los asesinados provinieran de "El Banco" y "El Olimpo". Así, en agosto de 2007 pudieron identificar a 9 desaparecidos, entre los que estaban los dos hijos de Zulema.

Zulema luchó junto a otras madres por la verdad y la justicia. El 22 de enero de este año, cuando tenía 92 años, se despertó temprano como todos los días y pidió que le hicieran un té. Lo tomó en la cama, después cerró los ojos serenamente y se fue. Eran las 8.20. 

Ahora, mientras vigila su pueblo natal un pensamiento gendarme, oscurantista, de manipuladora beneficencia, de clientelismo político, el blanco pañuelo de Zulema echa sobre ellos su porfiada luz de memorias.