domingo, 13 de octubre de 2013

La vivienda de los primeros en llegar

Cuando los inmigrantes -o los migrantes interiores- llegaban al lugar elegido, debían hacerlo en temporada propicia, ya que había que levantar el rancho de adobe y aprovechar el buen tiempo para que se secara rápido. Esta magnífica foto es una instantánea de inmigrantes recién instalados. Debajo de ella, el comentario del sitio en el que está alojada.
Esta fotografía -conservada en la Biblioteca Digital Hispánica-, que representa el hogar de un inmigrante en Argentina pertenece a la Colección Frank y Frances Carpenter de la Biblioteca del Congreso. Frank G. Carpenter (1855-1924) fue un escritor estadounidense de libros sobre viajes y geografía del mundo, cuyas obras contribuyeron a popularizar en los Estados Unidos la geografía y la antropología cultural durante los primeros años del siglo XX. La colección, que consta de fotografías que Carpenter y su hija Frances (1890-1972) tomaron y recopilaron para ilustrar sus escritos, incluye alrededor de 16 800 fotografías y 7000 negativos en vidrio y película. El nuevo libro de lectura sobre geografía de Carpenter, América del Sur (1899) hacía hincapié en que la Argentina y, especialmente la capital, Buenos Aires, era una sociedad de inmigrantes: «Los italianos son los mecánicos de la ciudad, y también los vamos a encontrar vendiendo cebollas, pescado y todo tipo de mercancías de casa en casa. Son los vendedores callejeros de periódicos y también los limpiabotas. Son dueños de los comercios de comestibles; también hay algunos banqueros y comerciantes italianos ricos. Muchos bancos grandes son gestionados por los ingleses, y algunos de los comercios más grandes son propiedad de los alemanes. En comparación, hay relativamente pocas personas que han venido de los Estados Unidos, aunque tenemos algunas grandes casas importadoras y varios bancos». El fotógrafo fue Moody, de quien poco se sabe.