martes, 1 de octubre de 2013

Causas de muerte en 1884

¿De qué morían los habitantes de la zona Capitán Sarmiento y Arrecifes en 1884, cuando comenzaba a gestarse el pueblo alrededor de la estación ferroviaria? Revisé las actas de defunción de la iglesia de San José de ese año. Los datos son interesantes de analizar.

La mayor causa de muerte son las enfermedades pulmonares. En las actas están referidas como tisis, pulmonía, pleuresía, tuberculosis, laringitis, neumonía, bronquitis. A lo largo del año hay 28 casos, en los que predomina la tuberculosis: 19.

La causa que le sigue es el tétanos, con 22 casos, de los cuales 8 corresponden a niños. Comprensible para la época y la vida rural.

En tercer lugar aparecen como causales de muerte las enfermedades o problemas del aparato digestivo, citadas como gastroenteritis, gastritis, indigestión, metroperitonitis, enteritis, enterocolitis y cáncer de esófago (3 casos), de estómago (2 casos) y la extraña "tiflitis estercorácea" (una colitis necrozante con inflamación del ciego, según el diccionario). En total sumaron 12 casos.

Es interesante ver la baja incidencia del cáncer. Hay sólo 6 actas que lo citan y de ellas 5 se refieren al aparato digestivo. Un acta lo refiere como causal pero sin aclarar. Los cambios que introdujo la modernidad acrecentó la presencia de este tipo de enfermedad.

Los ataques al corazón -9 casos- y los cerebro-vasculares -9-, continúan la lista.

Son 7 los casos de raquitismo, "falta de desarrollo" y "decadencia vital" de recién nacidos o hasta de un año.

Se mencionan 3 casos de difteria y 6 de "fiebre", sin que se especifique el origen de esa fiebre, lo cual remite a un posible proceso infeccioso.

La meningitis registró 5 casos. Hay 6 actas que citan la causa de muerte como "asfixia". Sólo una aclara "por submersión".

Hay 1 acta que dice "consunción", es decir "consumido", por lo que tampoco podemos saber de qué murió.

Figuran 2 casos de hidrocefalia y finalmente, un caso de cada una de las siguientes enfermedades y complicaciones: flebitis, hidropesía, "hernia complicada", "afección orgánica", senectud (a los 68 años), sífilis (niño de dos años de edad), "de parto" (la madre), "en el parto" (un niño) y escarlatina. Habría que agregar el caso de una "envenenada".

Hoy, la mayoría de estas causales, son fácilmente evitables o controlables. Los cambios en el tipo de vida y de alimentación presentan otros riesgos.

Una cosa que llama la atención es que ningún acta de defunción de 1884 hace referencia a un accidente de trabajo, una probabilidad cierta en el medio rural. En la primer acta de 1885 se menciona como causa "heridas inferidas", aunque sin aclarar su origen.